Las 25 reglas básicas de la Baubiologie

La Baubiologie (o biología del hábitat) es la disciplina que estudia las relaciones físicas, psíquicas y biológicas del las personas con su entorno edificado residencial y laboral.

Esta disciplina se basa en las 25 Reglas Básicas de la Baubiologie, repartidas en 4 grupos principales, que son:

1er grupo: Materiales de construcción e insonorización

  1. Materiales naturales y no adulterados;
  2. Materiales inodoros o de olor agradable que no emitan sustancias tóxicas;
  3. Materiales de baja radiactividad;
  4. Protección acústica y antivibratoria orientada a las personas

2º grupo: Ambiente interior

  1. Regulación natural de la humedad atmosférica interior mediante el uso de materiales higroscópicos;
  2. Minimización y disipación rápida de la humedad de la obra nueva;
  3. Proporción equilibrada de aislamiento térmico y acumulación de calor;
  4. Temperaturas óptimas de las superficies y del aire ambiente;
  5. Buena calidad del aire ambiente gracias a una renovación natural;
  6. Calor radiante para la calefacción;
  7. Alteración mínima del entorno de radiación natural;
  8. Ausencia de campos electromagnéticos y onda de radio en expansión;
  9. Reducción de la presencia de hongos, bacterias, polvo, alérgenos.

3º grupo: Medioambiente, energía y agua

  1. Minimización del consumo de energía aprovechando al máximo fuentes de energía renovables;
  2. Materiales de construcción procedentes, preferiblemente, de la región y que no favorezcan la explotación abusiva de materias primas escasas o peligrosas;
  3. Prevención de problemas para el medioambiente;
  4. Calidad óptima posible del agua potable.

4º grupo: Interiorismo

  1. Respeto de dimensiones, proporciones y formas armoniosas;
  2. Condiciones naturales de luz, alumbrado y colorido;
  3. Aprovechamiento de los conocimientos de fisiología y ergonomía en la decoración y el equipamiento del espacio interior.

5º grupo: Solar

  1. Ausencia de perturbaciones naturales y artificiales en el solar;
  2. Viviendas alejadas de fuentes de emisiones contaminantes y ruidos;
  3. Método de construcción descentralizado y flexible en urbanizaciones ajardinadas;
  4. Vivienda y entorno residencial, muy relacionados con la naturaleza, dignos y compatibles con la vida familiar;
  5. Ausencia de secuelas sociales negativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *